lunes, 6 de septiembre de 2010

No hay cupo pa' muñequitos

Una de las cosas que todavía extraño era levantarme a las 6AM los fines de semana y poder seleccionar que muñequitos ver de los canales locales. Viví en una generación privilegiada que presenció por las pantallas puertorriqueñas tanto las caricaturas los días de semana (mañana y tarde) como los fines de semana, y que teníamos animadores que presentaban los muñequitos. Desde los clásicos Looney Tunes, Los Picapiedras, Tom & Jerry, El Pájaro Loco; hasta los modernos como Animaniacs, Pinky & Cerebro, y Fenomenoide; junto con el boom de anime de finales de los 1990 y 2000's (Samurai X, Ranma ½, Doraemon, Zenki, Orphen).

La última vez que vi localmente fue para el 2006, y ya los últimos remanentes se esfumaban. En el 2010 si no tienes Internet ni Cable TV, e intentas ver que hay por las mañanas boricuas, te vas a comer un cable y darte senda jodía, especialmente si vives en el oeste.

Esta era en particular está plagada de programas educativos morónicos que embrutecen a los niños. Y que hay para los niños grandes, porque seguro se cansarán de contestarle las preguntas pendejas de Dora. No hay motivación alguna para que progresen académicamente con esa laguna televisiva gigante que hay entre los años de preescolares y de intermedia. Si no los ponemos a trabajar en ese punto se pierden. En vez de adelantar, te quitan neuronas.

De los tres canales, el que se ha mantenido con una programación mas o menos para niños grandes ha sido Telemundo, que inclusive conecta al final con Zona Y, que lo tenían cambiando de horarios como pelota de ping-pong. El problema es que el que programó los sábados y domingos la cagó: cuando la programación infantil del 2 empieza, WOLE tiene sus programas de alcaldía e video shoppers corriendo (a diferencia de WORA que, aunque tampoco es la gran cosa, la programación varía).

Aquí piensan que los muñequitos son para menores y que si es para los grandes tiene que ser como Los Simpsons. Yo pienso que deberían empezar a hacer producciones que sean amenas, que sean educativas, pero no se vean que te están hablando como un bebé y más importante: divertidas.

Les voy a dar un ejemplo. Uno de los programas que veo semanalmente es 31 Minutos, un noticiario dentro de un mundo de marionetas, con canciones, notas ambientales, y situaciones cúmicas. Todavía no creo que sea educativo, pero lo es. No te están mandando cucharadas forzadas de conocimiento y moralejas, algo que no soporto ver en los programs de aquí. Además los niños cuando lo ven les parece normal, pero a los grandes les fascina ya que se tiran referencias a cosas viejas que los pequeñines no entenderían. Uno de esos casos fue cuando un mago llamado Dante Torobolino se fue a Explosivos Anónimos a controlar sus continuas explosiones. Muestran el reportaje de su recuperación y de la nada salen referencias de la escena de Clockwork Orange, y al final, cuando resurgen sus poderes explosivos para salvar la Tierra de un cometa le hacen un intro estilo serie japonesa de las viejas. Mientras tanto los programas educativos seguirán contando con los dedos o relacionando solamente temas de kindergarden.

Creo que decidí dar mi opinión demasiado tarde, ya que esto es caysa perdida. Arréglenlo como puedan, porque veo que la motivación se les fue.

4 comentarios:

Darko dijo...

Samurai X era mi favorito! Capitan Planeta tambien estaba ahi. Mano yo no se, ya no dan nada de eso. Esta brutal

Ramón López dijo...

Es el progreso de la tecnología. Ahora los niños ya no ven TV local. Verán esto cuando lo bajen por bittorrent, lo pongan en You Tube, o se enteren en Facebook que lo van a dar en un maratón por Cable TV.

JavierOmar dijo...

Como dije arriba Darko, vivimos una era privilegiada, cuando habían muñequitos en la tele local. Si empiezo a hacer la lista de los programas que recuerdo, nunca termino. A los niños de hoy hay que darle dosis de Boomerang pa' que vean muñequitos de verdad.

Hoy estaba viendo el Capitán Planeta, a las 6 AM. El episodio era cuando Wheeler ve el futuro alterno (cuando decide no ser planetario) y como sin ellos global warning jode la Tierra. Eso si era una clase de ciencias ambientales y ecología.

Yo vi Samurai X para cuando lo daban sábados por las mañanas por la saga de Shishio (el que se combustionó). Me gustaba más Ranma ½. Me quedé pegao vindolo desde los sábados del '99 en Telecómicas hasta que se terminó en lo que llamaba los domingos de anime (Doraemon, Slam Dunk, Ranma ½, Orphen). Muchos recuerdos...

saludos.

JavierOmar dijo...

Ramón: Es la única forma.

La era tecnológica moderna ha podido contestar las peticiones que las generación pionera cibernética tenía escritos en sus Geocities y BBS. Ahora mismo estoy editando la lista de "¿Te Acuerdas De?" que comenta de recuerdos de la Gen X que anda rondando por el Internet, y puedo decir que parte de lo que dice lo he descubierto por Youtube.

Solamente espero que la generación de ayer le abra los ojos a la de hoy y muestren las joyas del pasado.